La trampa, como la calidad. está en los detalles. Tips para distinguir una prenda de calidad

La trampa, como la calidad. está en los detalles. Tips para distinguir una prenda de calidad

Buenas tardes chicos y chicas, damos la bienvenida al martes con un nuevo post en el blog.

Hoy os traigo un tema abierto a debate, como siempre os invitamos a que reflexionéis, opinéis y nos podáis preguntar cualquier cuestión que surja.

Es bien sabido que la globalización, la apertura a nuevos mercados… etc.,  ha supuesto una expansión de los negocios, sean del sector que sean y operen en el país que operen. En el caso de algunos sectores, la internacionalización que esto ha supuesto ha conseguido disparar el volumen de negocio. En otros, sin embargo ha dejado huella. Hoy hablamos de la moda española.

Hace unas semanas, el conocido programa ‘Equipo de Investigación’ de ‘La Sexta’ emitía un interesante reportaje en el que trataba este tema, orientado, como no, a la intrusión de la ‘moda barata’ en el mercado español.

Productos a la orden del día, últimas tendencias, variedad de producto y colores y precios muy económicos.  Pero ¿qué hay detrás de todo esto? El abaratamiento de costes.

Los precios exageradamente bajos son un buen síntoma de que un producto no es auténtico. (Efe/J.J. Guillén)

Procedencia y calidad de materiales, mano de obra, fabricación, confección… son muchos los procesos que sigue la prenda que llevas puesta. Desde la selección de la materia prima y su calidad hasta la confección de ésta. ¿Alguna vez te has parado a pensar cuantas horas dedicadas a este proceso se puede dedicar a la prenda? ¿Cuánto se traduce al coste, por ejemplo, por horas?  Y… ¿realmente se refleja en el precio de venta al público?

Es simple; si compro un producto por 15€ (una falda, por ejemplo), e incluyo en esos 15€, el material, la contratación de la mano de obra en todos los procesos de la cadena, la producción y confección (entre otros)… realmente he de ser consciente de que no estoy comprando un producto de calidad.

En Anaissa, os dejamos unos tips para saber diferenciar una prenda de calidad de una prenda de menor rango.

  1. En primer lugar, el tejido. Además de las indicaciones del porcentaje del tipo de fibras que contiene la prenda, no es difícil distinguir un tejido de calidad; transparencia de la tela, elasticidad e incluso un ‘test de arrugas’ te permitirán reconocer a simple vista un buen material.
  2. Etiqueta debidamente señalizada. Una de las señales más evidentes de que nos encontramos con una prenda de mayor calidad es el etiquetado de la misma. Toda prenda que se comercialice según la normativa actual de nuestro mercado debe llevar incluidos tres elementos: el nombre o marca del fabricante así como el lugar de procedencia, el número de identificación fiscal y la composición de la prenda, ya sea en la prenda, o en el packaging que la contiene. Dado que estos son los datos básicos obligatorios que deben incluir por ley, deberíamos fijarnos si la etiqueta contiene más información como, por ejemplo, los consejos de mantenimiento y tratamiento como el lavado, planchado, etc.
  3. La regla de oro: Costuras fuertes sin hilos sueltos y dobladillos. A la hora de decidir si una prenda será de buena calidad o no, hay que prestar atención a las costuras. Los hilos sueltos son señal de que la confección no se ha hecho con el cuidado necesario y probablemente con el tiempo (más o menos) se deshilacharán. Las costuras deben ser firmes y fuertes, que se aprecie la resistencia y que al tirar no se abran.
  4. En cuarto lugar, el tallaje. A pesar de los diferentes tallajes que podemos encontrar en función del país, una prenda de tu talla siempre debería concordar con tu cuerpo. El corte específico para cada tallaje se analiza y se lleva a cabo para que ninguna costura quede apretada o suelta de más. Las prendas de mayor calidad son las que presentan una mayor fidelidad corte y al tallaje adecuado.
  5. Y por último, el precio. En muchas ocasiones, productos de marcas muy bien posicionadas en el denominado ‘fast fashion’, resultan infinitamente más caras que su precio de coste (y de manera exagerada), debido al posicionamiento y esfuerzos de marketing de la marca. Otras, como defendemos siempre en Anaissa, son debido a los esfuerzos cualitativos de una marca a la hora de fabricar y comercializar su producto.

Por eso, y tras haber leído este post, te invitamos a que apliques estos consejos en tu próxima compra y realmente compruebes por ti mismo/a si pagas una marca posicionada pero con mala calidad, o simplemente una prenda de calidad.

Y es que cómo dice nuestro refranero…. ‘Lo barato sale caro.’ ;)

Leave a Reply

* Name:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url withhttp://)
* Comment:
Type Code